sábado, 7 de mayo de 2011

El Castrelín de San Juan de Paluezas

El Bierzo prerromano estaba formado por dispersas y distantes aldeas ubicadas en lo alto de dominantes cerros de fácil defensa, los castros. Gracias a su proximidad al bosque y a las fértiles vegas, estos núcleos urbanos de entre 100 y 200 personas presentaban un carácter autosuficiente e independiente, jugando con los recursos procedentes de la agricultura y la ganadería, junto con los cinegéticos.

Un ejemplo de este modo de vida lo encontramos en el Castro Ventosa (entre Cacabelos y Pieros) y en el que nos ocupa, el Castrelín de San Juan de Paluezas, al que ya nos referimos cuando describimos la ruta del Oro de las Médulas, y que estuvo poblado desde el siglo III antes de C. hasta su despoblamiento tras pasar los moradores de la zona a desarrollar “servicios” para las Médulas.

Aquí encontraremos un lugar en el que no será difícil dejarnos llevar por la imaginación, evocando la vida y existencia de sus antiguos moradores, conocidos en la literatura clásica como astures. Contemplaremos y dominaremos la enorme hoya del Bierzo Bajo como ellos la contemplaban desde su emplazamiento amurallado (fácilmente identificable). Aunque esta llanura está ahora salpicada de prósperos pueblos que surgen de entre el verdor de sus vegas, tendremos a nuestros pies las frondas que marcan los cauces del Sil y de sus afluentes el Burbia y el Cua, y que entre Villadepalos y Toral de los Vados forman unas anegadas tierras que siglo tras siglo han evitado todos los pobladores. Con poco esfuerzo giraremos y a nuestras espaldas contemplaremos las tierras altas detrás de las cuales se hallan Las Médulas.





La ruta en datos.
• Distancia: 36.5km
• Desnivel: 520m
• Dificultad física: media-baja
• Dificultad Técnica: baja (alguna complicación bajando a Peón por dos tramos de rocas, fáciles).
• Tracks GPS: Buscasombras en wikiloc.
• Galería Buscasombras en Picasa.




La ruta.
Dejamos el coche en el cruce de la entrada del pueblo y partimos de Toral de los Vados para internarnos en los bosques de chopos de Villamayor que, siguiendo las vegas del Burbia, Cua y Sil, nos permitirían llegar hasta Ponferrada con escasos tramos de huerta. Por caminos de servicio, acceso a las huertas y para la explotación de madera, cruzaremos el pueblo abandonado de Villa Mayor, fantasmagórico entre los árboles, y seguiremos en busca del puente sobre el Cua que da paso al término de Villadepalos (tramo de 300m de carretera), para salirnos a la derecha nada más cruzarlo y seguir por pista de tierra hasta la depuradora de la mancomunidad de municipios.





A la derecha podríamos subir directamente al Castrelín, pero nosotros tomaremos una cómoda y poco transitada carretera que nos lleva entre las choperas de nuestra derecha (río Sil) y las huertas de nuestra izq.

Llegados al pueblo de Villaverde giraremos a la derecha para cruzar el río. Arriba tenemos el pueblo de San Juan de Paluezas, al que podríamos subir directamente por una corta, y a tramos intensa, subida por pista de tierra. Esto nos permitiría evitar el lazo que pasa por Santalla.

Nosotros seguiremos el Sil, ahora por su orilla izq., para ir a buscar la zona de cultivo que aparece enmarcada por las Cárcavas de Santalla, que también fueron explotaciones mineras de oro en época romana.

Cerca del pueblo comenzaremos una trabajosa subida, que tendrá su continuidad cuando, atravesándolo a derechas y saliendo por una pista de tierra, ascendamos sufridamente entre frutales, castaños y viñedos bajo la mirada del castillo de Cornatel. Sin tregua alcanzaremos los altos que enmarcan San Juan de Paluezas y bajaremos por rápidas senda anchas o pistas muy estrechas.
El terreno está un poco roto, pero no llega a ser incómodo, y el paraje es muy agradable y con buenas vistas.

En San Juan hemos de tener cuidado de no perder altura. Saldremos desde la zona de la iglesia en dir. a unas casas abandonadas, alguna en restauración, por un antiguo camino con mucho sabor. A la salida del pueblo el camino se pierde entre monte bajo y medio pero es fácil de seguir a menos de 30 metros de distancia y a escasos 500 se puede retomar sin problemas. Se trata de un camino transitado por rebaños y muy pocas personas, que permite recorrer la zona con un mínimo de desniveles. Las alternativas de la derecha son igualmente válidas, mientras que las de la izq. presentan mayor desnivel y huella del hombre.






En escasos 2 kilómetros desembocamos en un camino más arreglado que comunica el Castrelín con los pueblos del sur y San Juan. Nosotros giraremos a la derecha (N). En 600m encontraremos un cruce que nos lleva por la derecha al Castrelín en otros 500m.

Una vez disfrutado el entorno retornaremos hasta el último cruce y seguiremos el camino por el que transitábamos antes del desvío, y que nos llevará por Peón de Arriba y Peón de Abajo (abandonados, pero con algún morador que ha ocupado alguna casa) por una bonita y divertida bajada que nos deja en el Sil.





A la derecha (río arriba) llegaríamos a Villadepalos. Nosotros tomaremos el camino de la izq. que nos lleva hasta el puente colgante de Valiñá atravesando poco transitados parajes llenos de rincones con encanto y sabor.

Cruzado el Sil a la altura de Valiña solo resta seguir las pistas de tierra paralelas a la N-120 que nos llevan a Toral de los Vados atravesando Requejo y la Vega (Paradela del Río).

Fuentes bibliográficas.
* Fernández-Posse, M.D., CUADERNOS DE LA FUNDACIÓN LAS MÉDULAS Nº 2: El castro prerromano de El Castrelín de San Juan de Paluezas, Ed. Instituto del Patrimonio Histórico Español, Las Médulas, 2001
http://museovirtual.csic.es/descargas/archivos/medulas/el_castrelin.pdf

* Rodríguez M.C., Durany M., OCUPACIÓN Y ORGANIZACIÓN DEL ESPACIO EN EL BIERZO BAJO ENTRE LOS SIGLOS V AL X, Stud, Hist., H.a mediev., 16,1998, pp. 45-87.
http://campus.usal.es/~revistas_trabajo/index.php/Studia_H_Historia_Medieval/article/download/4455/4472

3 comentarios:

  1. Pero que bueno!!

    me encanta ese "regustillo" que desprende ... lo cual permite "echar a volar" la imaginación.

    Muy bueno.

    S2

    Trasgu

    ResponderEliminar
  2. Me encantan éstas salidas con la bici!!!!
    Se disfruta un montón!!!

    ResponderEliminar
  3. Jeh, jeh!!
    Cuando se pone melacólico ....

    Toñi, tienes razón. La ruta es de las de disfrute tranquilo.

    Muchísimas gracias

    ResponderEliminar