jueves, 7 de octubre de 2010

El Schmid y el Whistler desde Cercedilla

Esta ruta recorre los bosques de pinos del valle de la Fuenfría, de la umbría de Siete Picos y el los de Navalmedio y Navacerrada. Mientras que el primero de los bosques se recorre por pista de tierra, los otros dos se recorren por sendero, siendo los últimos de dificultad pero muy entretenidos y bellos.
La bajada del Whistler nos regalará rincones verdes que parecen sacados de montañas de más nombre, sonido de cursos de agua, cantos de pájaros, etc. si es que somos capaces de detener la bici.



La ruta en datos
• Desnivel: 875m
• Distancia: 32.5 km
• Dificultad técnica: Alta.
• Dificultad física: Media.
• Agua: en la fuente de la Fuenfría.
• GPS track: Larcos
• Galerías: J. Messnertegui
• Observaciones: recomendables protecciones



La ruta
Intentando despejar la modorra típica que surge en los últimos 10km antes de llegar a la base de la montaña me estiro todavía dentro del coche (ya sé que no es de gente educada, me lo dice mi madre), me estiro saliendo del coche, y camino del maletero, y abriendo el maletero -joder!, qué sueño!!-, en Cercedilla. Son las 8:30 y hace ese “fresco” que anuncia el cambio de estación.
Allí quedamos Larcos, Árco y yo para hacer otra de esas clásicas del MTB – BTT que todo globero que se precie ha de hacer en Madrid: La bajada del Whistler tras subir el puerto de la Fuenfría y transitar por el Camino Schtmid.
Sacamos las bicis, las revisamos, nos estiramos (ahora fisioterapéuticamente) y salimos subiendo la cuesta de la estación en frío.
Para ahorrar tiempo decidimos subir por carretera hasta las Dehesas y luego por la Carretera de la República (que es una pista de tierra) alcanzar el pto. de la Fuenfría con comodidad.





Desde el puerto tomamos la Senda de los Cospes en dir. Este, que luego nos llevará al C. Schmid y por el al pto. de Navacerrada.
Este tramo, tratado en anteriores rutas uno-gradistas (la de 7Picos y la de la M30) ha perdido gran parte de su sabor salvaje tras ser arreglarlo. Ya no se tiene esos campos de rocas, esas raíces gordas como piernas, esos pinos colocados a contra-pino, ni esos requiebros necesarios para salvar un arroyo. Ahora tenemos divertidos tramos sin peligro de sube-baja entre pinos que nos demandarán un mínimo de pericia para sortear algunas piedras/rocas puestas en plan chicane, para hacer compatible la bici con el senderismo.
Al principio tendremos que sortear algunos canales de desagüe, sin dificultad.
Tan solo ya cerca del puerto tendremos que bajarnos de la bici para sortear una laja de roca mal resuelta (10m).












Tras cruzar la pista de sky del Telégrafo llegamos a la carretera de los Cogorros y bajamos al puerto, e iniciamos el descenso por carretera. A escasos 100m nos salimos saltando el quitamiendos para buscar la pista del Escaparate que es la bajada más corta a la estación de tren, desde donde parte el Whistler. De camino pasaremos por una vertiginosa rampa de cemento que una vez dentro de ella la veremos como más fácil que desde fuera.




Tras prepararnos empezamos el descenso del sendero. Tenemos ante nuestras ruedas piedras, raíces, barro, rocas, senderos estrechos y luego más anchos, grandes pendientes, arroyos poco profundos pero de aguas muy frías, y todo el ambiente endurero de la zona metido en esos bosques. Seguro que los chicos del descenso o DH nos pasarán rapidito con sus burras de 17kg sobrevolando con suavidad donde las nuestras hacen tope, o directamente no concebimos que se pase en bici.






Según bajamos, el sendero se hace más rápido y amplio, hasta desembocar en el Camino del Calvario. En este punto tenemos tres alternativas:
1. Podemos dirigirnos a Cercedilla bajando en dirección a Navalmedio, retomando el track que aquí se reseña donde finaliza la Senda del Miedo.
2. O bien dirigirnos a Cercedilla tomando una senda que parte a la derecha del camino (visible tras descender unas centenas de metros) que termina casi encima de Cercedilla en un patatal bastante empinado.
3. O la nuestra (en esta ocasión, pero no creo que en otra lo sea)

Esta alternativa consistió en subir por el Calvario hasta tomar el ramal que va al Ventorrillo, para desde las inmediaciones de la carretera que sube al puerto tomar la senda que sale a nuestra derecha y que, una vez más, tiene un nombre muy bien puesto: La Senda del Miedo.
Comienza siendo un agradable sendero entre pinos, que pasa a tener zetas divertidas y un poco técnicas y a poco que te descuidas te pone escalones “gordos”, saltos con raíces, y zetas con todo lo anterior. Todo ello poblado de la típica piedra granítica llena de aristas.






Aunque la verdad es que no me lo pasé bien en la Senda del Miedo, el final deja buen sabor; tras unos 200m de sendero se desemboca cerca del embalse de Navalmedio en una rápida y pedregosa bajada que nos situa en el principio del Camino del Calvario.

Desde este punto se gira a la izq. para buscar una serie de sendas rápidas, divertidas y sin complicaciones que nos llevan a Cercedilla, a por la cervecita.


Video de la bajada del Whistler

3 comentarios:

  1. Vaya vértigo!!! esas raices...miedo me dan, aunque creo que el smith lo han dejado mucho mejor que antes, creo que de momento seguiré por las pistas, pero en un futuro alomejor...
    un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Einnn, Sherpa,
    De raices era un día un poco malo. Mucha agua los días de antes, por lo que esviraba todo.

    S2

    ResponderEliminar
  3. Parece, sólo parece, que van a prohibir el paso de ciclistas por sendas para caminantes. A ver si hay suertecilla y nos libramos de esta lacra. Ahora mismo, en lugar de disfrutar del paisaje hay que estar pendiente de no ser embestido por un bestia con su máquinita.

    ResponderEliminar